El poder del storytelling en tu estrategia digital


El storytelling  en tu estrategia digital

Una empresa sin storytelling   es una empresa sin estrategia. Con la avalancha de marcas y negocios que nos reclaman hoy en cualquier mercado, tener una historia distintiva que contar es un aspecto crítico para el éxito.

Lo triste es que aún nos encontramos con empresas españolas de una larga tradición que consideran su pasado casi como un lastre. Se presta poquísima atención a cómo contar los eventos alrededor de la compañía y sus productos. Basta una lista de beneficios y el producto sale al mercado. ¡Hacerse un hueco a codazos! ¿Qué pasa con generar expectación? ¿Por qué no narrar el antes y el después? ¿Cuáles fueron las motivaciones y los obstáculos? ¿Quiénes han hecho posible el producto? ¿Qué impacto global ofrece?

storytelling o como contar la historia de una emprresa

Contar la historia de una empresa o de una marca precisa conocer los elementos necesarios que definen a un buen storytelling:

  • Los elementos emocionales que conectan a un nivel más profundo con el usuario.
  • Las temáticas de las historias deben tener en cuenta los intereses y gustos de la audiencia.
  • La historia de la empresa/marca/productos se vincula a la historia de vida de las personas que los hacen posibles.
  • Se hace storytelling pensando en los medios sociales y plataformas en las que se distribuirán las piezas. Se analiza cómo cada canal condiciona la entrega de la historia y el consumo de la misma.
  • El storytelling no se agota en una pieza o campaña, sino que debe ser continuado, como una fina llovizna que todo lo alcanza y “refresca”.
  • La honestidad y la comunicación auténtica es imprescindible para poder generar confianza a largo plazo.
  • Es una estrategia transversal que evoluciona a lo largo del tiempo y cambia su foco.
  • La vinculación de las historias a temas universales como el amor, la felicidad, la muerte, vida con propósito…
  • Estructurar la historia con una secuencia narrativa que incluya introducción, desarrollo, nudo o clímax y un desenlace.
  • Debe ser identificable un héroe o una heroína que vence obstáculos.
  • Un enfoque transmedia y cross-media enriquece los resultados del storytelling, el cual siempre está ligado a los objetivos de comunicación de la empresa.

Parece complicado y lo es. El storytelling precisa planeación.

Las empresas que cuentan historias con éxito han realizado un trabajo previo de identificar su misión, visión, valores, proposición de valor para cada audiencia, elementos diferenciadores, cronologías evolutivas de la compañía y han definido el adn de cada una sus marcas.

La situación es crítica: Un buen Storytelling es igual a una buena estrategia.

En los últimos años la cantidad de historias (mal contadas, pero historias al fin) que narran las compañías se han multiplicado.

Gracias a Internet, los medios para distribuir esas historias han crecido (redes sociales, blogs, tv online, radio online, wikis, foros, correos electrónicos, banners, aplicaciones…). La abundancia nos pone en una encrucijada en relación a qué hacer para aprovechar dos recursos muy valiosos: tiempo y dinero.

Sabemos que cada vez se hace más difícil llamar la atención hacia una marca y generar una gran audiencia. El valor que perciben los usuarios de las marcas está decayendo. Y están igualmente en declive la fidelidad hacia las marcas y también la confianza. Los usuarios están cada vez más informados, son más escépticos y toleran menos los errores.

Debemos ir más allá y además de contar bien las historias, debemos ofrecer acción, y eso es storydoing.

Storytelling y storydoing: la mejor combinación para conseguir viralidad

El storydoing consiste en facilitar una experiencia vital a través de una historia. El storydoing es generar una vivencia en la que el usuario se inmiscuya y participe. Le damos la oportunidad de co-crear una pieza, seguir sus episodios y hacerla suya.

El storydoing incluye el storytelling, pero de una manera más activa y próxima a las audiencias.

Tres ejemplos concretos de storydoing, que me vienen ahora mismo a la memoria y quizás ya conoces:

  1. El vídeo de Typex donde aparece un cazador y el oso, el usuario decide el final de la historia. Esta pieza tiene en Youtube más de 22 millones de visualizaciones.

  1. La marca Warby Parker, por ejemplo, cada vez que compras unas gafas, ellos donan un par a alguien en un país en vías de desarrollo. La acción de un cliente desencadena un impacto a miles de kilómetros en alguien que lo necesita. Ya han distribuido más de un millón de gafas en apenas dos años.
  1. La estrategia de comunicación de Red Bull es un buen ejemplo. Cada foto o vídeo sitúa a los protagonistas al límite de sus capacidades. Son experiencias que retan e involucran al observador con sus encuadres: “nos dan alas”.

El storydoing abarca toda una tipología de contenidos y un estilo de marketing comunicacional que aprovecha la experiencia para generar proximidad y viralidad.

La mayoría confiamos en las recomendaciones de consumo de familiares y amigos. Esas recomendaciones serán más convincentes si se generan alrededor de espectaculares experiencias: la combinación de historia y acción.

No lo olvidemos: las acciones hablan más alto y claro que las palabras.

¿Tienes dudas para dar el paso y sumergirte en el mundo digital? ¿Qué estrategia es la adecudad para tu empresa? No te quedes atras.

necesitas ayuda, hablamos

¿Lead Nurturing? Aprende cómo esta técnica de marketing automation incrementa tus ventas y refuerza tu reputación de marca.

descargar ebook lead nurturing